Hoy en día, la mayoría de los recién nacidos se someten a un screening auditivo antes de abandonar el hospital. Se utilizan dos tipos de tecnología de test objetivos para controlar la pérdida auditiva en los recién nacidos: emisiones otoacústicas y potenciales auditivos de tronco cerebral. Estos test se screening pueden detectar 80-90% de los niños con pérdidas auditivas moderadas y de mayor graduación. Sin embargo, no existe un test de screening perfecto. Los niños con pérdidas auditivas leves pueden pasar el screening auditivo a recién nacidos. Este screening no puede identificar niños en los que la pérdida auditiva se desarrolla de forma tardía o que presentan tipos progresivos de pérdidas auditivas.

Aunque un bebé pase el test de screening auditivo en el hospital, es importante controlar los indicadores de desarrollo para la audición, el lenguaje y el habla. Si su hijo ha nacido con discapacidades visuales, cognitivas o motoras, es importante realizar una evaluación audiológica para garantizar que su audición sea completamente normal.

Screening auditivo universal a recién nacidos

El objetivo del screening auditivo universal a recién nacidos es realizar un screening auditivo a cada recién nacido en el momento de su nacimiento. Esto significa un screening auditivo a los recién nacidos en neonatos o en la unidad de cuidados intensivos antes de abandonar el hospital. Los bebés que no nazcan en hospitales  o que lo hagan en hospitales pequeños se derivan a un centro local para someterlos al screening.