centro del audífono facebook

El ruido es la causa número 1 de pérdida de audición prevenible. Si queremos preservar la salud auditiva de nuestros hijos, debemos conocer los peligros a los que se exponen con ciertos juguetes y sonidos ambientales que pueden afectarle.

La pérdida de audición inducida por el ruido no es solo un factor de riesgo para adultos con exposición permanente a ruidos fuertes. A medida que aumenta la popularidad de los medios y las actividades basadas en el volumen entre niños y adolescentes, también aumenta el riesgo de daños auditivos.

Como padres y cuidadores de la salud de los niños, debemos protegerles y educarles a diario, sobre la importancia de practicar la seguridad auditiva.

Los bebés y los niños pequeños son más sensibles a los ruidos fuertes que los adultos. Debido a que el canal auditivo es más pequeño en los niños, la presión sonora que se genera en el conducto auditivo externo es de intensidad superior , si lo comparamos con el conducto auditivo de los adultos. En otras palabras, los sonidos fuertes son aún más fuertes para los niños.

Revise los siguientes consejos para asegurarse de que está haciendo todo lo posible para proteger la audición de sus hijos.

centro del audífono facebook

Peligros del ruido excesivo

Conocer los sonidos potencialmente dañinos a los que están expuestos sus hijos, con regularidad, es vital para tomar medidas para limitar la exposición y brindar protección auditiva.

Sus hijos serán más reacios a cumplir con las reglas que no entienden. Haga todo lo posible por explicarles cómo funciona su audición y lo fácil e irreversiblemente que pueden dañarse por la exposición repetida y excesiva al ruido.

La mejor manera de convencerlos para que usen protección auditiva y controlen el volumen de sus dispositivos es predicar con el ejemplo. No siempre puede obligar a sus hijos a cumplir con las mejores prácticas de audición, pero puedeproporcionar el tipo de razonamiento, la motivación y el ejemplo que querrán seguir para mantener su audición saludable durante los próximos años.

¿Conoce los niveles en decibelios que pueden causar un daño auditivo permanente, o cuánto tiempo puede una persona estar expuesta a ciertos niveles de decibelios antes de que se produzcan daños?

Aquí un listado de sonidos comunes a los que su hijo podría estar expuesto en la vida cotidiana:

  • Lavavajillas: 40-75 decibelios
  • Tráfico pesado: 85 decibelios.
  • Estéreos a volumen máximo: 105 decibelios
  • Conciertos: 110 decibelios
  • Actuaciones de la banda de marcha: 120 decibelios
  • Petardos / escopetas: 150 decibelios

Cualquier ruido por debajo de los 85 decibelios se considera seguro, incluso para una exposición prolongada. Más allá de esta intensidad, el daño permanente puede ocurrir después de solo 15 minutos. Incluso un minuto de exposición a los 110 decibelios de un concierto de rock es suficiente para causar un daño auditivo permanente. Es importante conocer estos umbrales cuando se evalúa si los sonidos a los que está expuesto su hijo en la vida cotidiana son peligrosos para su audición y cuándo deben tomar medidas de protección.

Los sonidos creados digitalmente en forma de reproductores de música, sistemas estéreo en hogares y vehículos, televisión, móvil, altavoces y computadoras son la mayor fuente de ruido para esta generación de niños y adolescentes.

Los dispositivos que usan auriculares son particularmente preocupantes porque sus niveles de volumen son difíciles de controlar.

centro del audífono facebook

Pautas o medidas a tomar

  • La falta de conocimiento es uno de los obstáculos más comunes para la salud auditiva a largo plazo.
  • Limitar el número de horas que su hijo puede usar estos dispositivos de sonido a diario y establecer pautas de volumen es el primer paso para protegerlos de esta amenaza.
  • Usar mecanismos protección auditiva, como cascos de control de sonido o tapones, pueden ser útiles a la hora de la exposición a ciertos ambientes.
  • Manténgase al tanto de las actividades escolares de su hijo, como la banda de música por ejemplo, y proporciónele tapones para los oídos y consulte con su profesor para prevenir potenciales malestares.

El otorrinolaringólogo de UCI Health, el Dr. Hamid Djalilian y su equipo, prueban docenas de juguetes populares para determinar cuáles tienen los niveles máximos de sonido más altos.

Djalilian da unas sugerencias que los padres pueden hacer para regular el volumen de los juguetes:

  • Colocar una cinta a prueba de agua sobre el altavoz para silenciar el sonido.
  • Colocar cinta sobre el control de volumen para evitar que su hijo aumente el volumen a niveles inseguros.
  • Dar a sus hijos un curso intensivo sobre seguridad auditiva.
  • También imponer límites de tiempo para los juguetes más ruidosos.

Todas las precauciones por exageradas que parezcan, son pocas, cuando se trata del oído de los más pequeños. Si quiere asegurarse de la correcta audición de sus hijos, le esperamos en el Centro del Audífono de Valencia, pida cita.