Desordenes de atención e hiperactividad. Esta patología auditiva comporta una falta de atención, discriminación, así como recordar y comprender el habla, aunque la audición sea normal, y otros ámbitos de la competencia cognitiva estén dentro de los límites de la normalidad.

Según la asociación americana de audiología, los trastornos de audición centrales conlleva a trastornos en:

  • Dificultad para atender selectivamente un estímulo auditivo, ignorando otros que pueden competir con el principal
  • Dificultad para enfocar y mantener la atención a un estímulo auditivo prolongado
  • Dificultad para almacenar información en su memoria y recuperarla cuando la precise
  • Dificultad en organización, sencuencia, planificación y solución de problemas que requieren división de tareas por prioridades, debido a que el concepto de temporalidad se desarrolla a través del oído
  • Sensitividad auditiva alterada, o son muy sensitivos a los ruidos, o a veces actúan como si estuvieran sordos.

Dificultades con las destrezas de lecto-escritura debido a que los pre-requisitos principales:

  • Lateralización y localización sonora.
  • Discriminación auditiva
  • Reconocimiento de los patrones auditivos
  • Aspectos temporales de la audición:
  • Resolución temporal
  • Enmascaramiento temporal
  • Ordenamiento temporal
  • Ejecución de señales competitivas
  • Ejecución de señales degradadas.

Los trastornos de procesamiento central auditivo son una consecuencia de una alteración o incapacidad para la recepción, análisis y procesamiento de la información auditiva. Estos trastornos centrales de la audición afecta a la comprensión verbal, desarrollo lingüístico, capacidad de escucha y a la posibilidad de aprender de un modo eficaz.

Los niños que presentan hipoacusia pueden tener desórdenes de atención e hiperactividad como cualquier otro niño. Pero, a veces, al observar el comportamiento del niño, puede ser difícil diferenciar entre un posible problema auditivo o la incidencia de un trastorno de atención.

 Trastorno de atención e hiperactividad del tipo predominantemente por falta de atención

Síntomas:

  • No logra prestar atención a los detalles o comete errores por descuido
  • Tiene dificultad para mantener la atención
  • Parece no escuchar
  • Tiene dificultad para seguir instrucciones
  • Tiene dificultad con la organización
  • Evita o le disgustan las tareas que requieren esfuerzo mental sostenido
  • Pierde cosas
  • Se distrae fácilmente
  • Es olvidadizo en las actividades diarias.

 Trastorno de atención e hiperactividad predominantemente de tipo hiperactivo-impulsivo

Síntomas

  • Juguetea con las manos o con los pies o se retuerce en la silla
  • Tiene dificultad para permanecer sentado
  • Dificultad para involucrarse calladamente en las actividades
  • Actúa como si estuviera impulsado por un motor
  • Habla excesivamente
  • Contesta abruptamente antes de que se complete las preguntas
  • Dificultad para esperar o tomar turnos
  • Interrumpe o se entromete en lo que otros están haciendo.

 Trastorno de falta de atención e hiperactividad del tipo mixto

El paciente cumple los criterios de ambos grupos de síntomas, los de falta de atención y los de hiperactividad/impulsividad

Equipos de frecuencia modulada

La comprensión verbal y la comunicación van más allá de la simple audición. Es necesario el uso de distintas áreas del cerebro para procesar la información. La velocidad y la eficiencia de la percepción verbal está por lo tanto influenciada por cómo de entrenadas estén algunas funcionalidades del sistema cerebral.

Sabemos que los sistemas FM no son solo para los usuarios de audífonos. Una gran variedad de grupos de pacientes – tanto adultos como niños – que no utilizan audífonos, padecen de comprensión verbal pobre en ambientes con ruido, a pesar de no tener o apenas tener pérdida auditiva.

Pueden tener un trastorno del procesamiento auditivo central, mínima pérdida auditiva, pero también pueden padecer otros problemas que no parezcan estar relacionados con la audición, como son: autismo, problemas específicos del aprendizaje, déficit de atención o esclerosis múltiple. Los niños y adultos que reciban formación escolar, ya sea en un colegio o universidad en un idioma distinto al que hablan también pueden beneficiarse de los sistemas de frecuencia modulada.

Los sistemas FM proporcionan el sonido deseado directamente al oído. Esto facilita la comunicación, que de otra forma no sería posible o, que en el mejor de los casos, sólo podría conseguirse con mucho esfuerzo. La facilidad de comunicación no tiene que ver sólo con la comunicación en sí misma, sino que también está relacionada con el ahorro de energía y recursos que quedan disponibles para otras tareas del cerebro.

Ideal para:

  • Trastornos del procesamiento auditivo central
  • Pérdida auditiva unilateral
  • Dificultades en el habla y el lenguaje en niños con otitis media crónica bilateral
  • Trastornos del habla y lenguaje en pacientes con isquemia transitoria
  • Trastornos por déficit de atención y/o hiperactividad
  • Autismo
  • Pérdida auditiva mínima
  • Esclerosis múltiple
  • Neuropatía auditiva

Los acúfenos o tinnitus afectan a unos 3,5 millones de personas en España y a unos 25 millones en toda la Unión Europea, de entre los cuales se calcula que el 6,5% son menores de edad.

La afección del oído llamada tinnitus o acúfeno suele asociarse a personas adultas, pero no siempre es así, también puede afectar a los más jóvenes de la familia. El acúfeno se caracteriza por percibir un molesto zumbido, pulsaciones o silbidos constantes dentro del oído. Los sonidos del acúfeno varían de una persona a otra, pero, en general, tienen lugar en su propio sistema auditivo. Es la sensación de escuchar ruidos cuando no hay sonido realmente presente.

Muchos adultos experimentan los ruidos persistentes causados ​​por el acúfeno, pero pocos padres se dan cuenta de que también puede afectar a sus hijos. Si bien los adultos generalmente pueden determinar que los sonidos que escuchan son anormales, muchos niños asumen que el ruido es una parte normal de su vida y no dicen nada.

En una investigación publicada en 2018 por la Asociación Británica de Tinnitus, se mostraron estadísticas preocupantes sobre el conocimiento de los padres sobre la enfermedad. Un poco menos de un tercio (32%) de los padres del Reino Unido saben que los niños menores de 10 años pueden tener acúfenos, y solo el 37% cree que puede afectar a los niños de 10 a 16 años.

Causas más comunes del tinnitus

El acúfeno no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma, y debido a que involucra la percepción del sonido en uno o ambos oídos, e incluso dentro de la cabeza, en general, se asocia con el sistema auditivo. Al igual que en los adultos, el acúfeno en los niños puede ser causado por alteraciones en diferentes partes del sistema auditivo, es decir: oído externo, oído medio y oído interno.

Cuando el origen es del oído oído externo (pabellón auricular y conducto auditivo) puede deberse a un exceso de cera, especialmente si la cera toca el tímpano, causando presión y cambiando la forma en que vibra el tímpano.

Los problemas en el oído medio suelen producirse por las infecciones (bastante comunes) y por la otosclerosis (poco común), que endurece los huesos o los osículos diminutos del oído. Otra causa rara de acúfenos del oído medio son los espasmos musculares en uno de los dos músculos diminutos del oído. En este caso, el acúfeno puede ser intermitente y, a veces, el especialista en salud auditiva también puede escuchar los sonidos.

El acúfeno más subjetivo asociado con el sistema auditivo se origina en el oído interno. El daño y la pérdida de las diminutas células auditivas sensoriales en el oído interno también pueden estar asociados con el acúfeno.

Otras causas pueden ser:

  • Exposición excesiva al ruido.
  • Anomalías en la porción auditiva del cerebro debido a traumatismos o tumores.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Depresión o ansiedad (más del 50% de las personas que perciben acúfenos suelen presentar problemas emocionales, siendo la ansiedad y depresión los principales trastornos psicológicos asociados al acúfeno

Un pequeño número de niños tiene acúfeno constante o asociado a una patología, la mayoría de las veces el problema desaparece por sí solo, aunque todos los niños con acúfenos deben ser valorados por su especialista pediatra.

Pruebas y diagnóstico

Si tiene señales de que su hijo puede estar percibiendo acufenos, debe visitar a su pediatra para que le realice una evaluación, y así determinar su causa. Cuando se realiza la evaluación, lo primero que hará el médico es un examen completo del oído, cabeza, cuello y torso, diversas pruebas de audición y es posible que un análisis de sangre. Si el tinnitus es unilateral, asociado con pérdida de audición, o persistente, debe solicitarse una prueba de audición o audiograma. Por lo general, no es necesario realizar pruebas radiológicas (rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética) a menos que el tinnitus sea pulsátil o esté asociado a una pérdida auditiva asimétrica desigual o con anomalías neurológicas. El médico determinará el grado de molestia haciendo ciertas preguntas al niño y a los padres.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento del tinnitus?

Si bien no existe una única “cura” para el acúfeno, hay varias opciones disponibles que pueden ayudar a los menores que lo padecen.

Si su especialista encuentra una causa específica para el acúfeno en el niño, es posible que pueda ofrecer un tratamiento para eliminar el ruido. Esto puede incluir retirar la cera de su canal auditivo, tratar la otitis media serosa, así como trastornos de la articulación de la mandíbula, etc.

Algunos niños con pérdida de audición y acúfeno han mejorado con el uso de audífonos, con o sin generador de ruido incorporados. Los efectos del acúfeno en la calidad de vida también se pueden mejorar con la terapia cognitiva conductual (TCC), que generalmente implica una serie de sesiones semanales dirigidas por un profesional capacitado.

El acúfeno puede ser tan molesto en algunos pacientes que causa depresión o ansiedad. Habría que valorar si el niño puede estar cursando alguna de estas dolencias y ponerlo en manos de su pediatra. Por otra parte, no se recomienda la prescripción de medicamentos de rutina sin un problema médico subyacente o asociado que pueda beneficiarse de dicho tratamiento.


Dado que la mayoría de acúfenos mejoran con el paso del tiempo, lo mejor es mantener la calma, hablar con un especialista y tranquilizar al niño, ya que pronto dejará de tener esos molestos ruidos.

Y si desea que hagamos una revisión del  acúfeno a su hijo, no dude en contactar con nosotros en Centro del Audífono de Valencia ya que somos el único centro auditivo en Valencia con conocimientos profesionales en el tratamiento de pacientes con acúfenos mediante el método terapia de reentrenamiento.

 

Audífono inalámbrico

La escucha es muy importante en la comunicación humana y más en la etapa infantil. Una correcta capacidad auditiva favorece que los niños desarrollen habilidades del habla y el lenguaje a medida que crecen.

Las necesidades médicas de los niños con cáncer son diversas y es importante realizar un chequeo de todos los posibles efectos que puedan tener tras tratamientos agresivos. Hay diversos motivos que causan sordera infantil, desde una afección congénita hasta un deterioro progresivo. Sin embargo, no todo el mundo está familiarizado con los efectos secundarios que pueden tener ciertos tratamientos contra el cáncer infantil.

La pérdida auditiva merma la capacidad de desarrollo en la infancia y puede retrasar las habilidades del habla, así como las habilidades sociales. Resulta muy importante la detección temprana por parte de la familia para que, cuanto antes los niños comiencen a recibir los tratamientos adecuados, antes desarrollen nuevas destrezas para alcanzar su máximo potencial en la comunicación con el entorno.

Entre las consecuencias que para la salud infantil pueden tener los tratamientos contra el cáncer está la hipoacusia o pérdida auditiva.  La gravedad de la hipoacusia dependerá de tres factores principales: la intensidad de la pérdida auditiva, la localización de la lesión y el momento de aparición de la misma. 

Tipos de pérdida de audición

Una pérdida de audición puede ocurrir cuando cualquier parte del oído no está funcionando de la manera habitual. Esto incluye el oído externo, el oído medio y el oído interno.La pérdida de audición que ocurre en el oído externo o medio se llama pérdida auditiva conductiva. Esto significa que la pérdida de audición se debe a un problema en la transmisión del sonido desde el aire al oído interno. A veces, esto sucede cuando las personas tienen infecciones de oído. El fluido “amortigua” el sonido cuando viaja a través del oído medio. 

audífonos niñosLa pérdida de audición que resulta del daño al oído interno o al nervio auditivo se llama pérdida de audición neurosensorial. Un ejemplo de esto sería el daño a los sensores de las células ciliadas del oído interno debido a la quimioterapia. Aunque las ondas de sonido todavía se mueven a través del fluido del oído interno, ya no pueden ser transformadas en impulsos nerviosos, por lo que el sonido no llega al cerebro. Las células capilares sensoriales que procesan sonidos agudos generalmente se dañan primero, seguido del daño a las células ciliadas sensoriales que procesan sonidos de tono bajo. 

Los síntomas de pérdida de audición se pueden detectar cuando el niño no presta atención a los sonidos de voces o ruidos ambientales, si le cuesta escuchar con ruidos de fondo, siente pitidos o tintineos en el oído o si empieza a tener problemas escolares.

De acuerdo a la intensidad de la pérdida auditiva, las hipoacusias pueden clasificarse en:

  • Ligeras: dificultad para escuchar conversaciones lejanas o en entornos ruidosos, suponen una pérdida de 20-40 decibelios.
  • Medias: dificultad para participar en conversaciones, suponen una pérdida de 40-70 decibelios.
  • Severas: solo pueden escuchar conversaciones muy altas y a menos de 30 cm, suponen una pérdida de 70-90 decibelios.
  • Profundas: solo son capaces de escuchar algunos sonidos ambientales muy intensos, pérdida superior a 90 decibelios.

¿Qué tipos de terapia contra el cáncer pueden provocar pérdida auditiva? 

Algunos medicamentos de quimioterapia o de radiación necesarios para el tratamiento del cáncer infantil pueden dañar la audición. Los siguientes tratamientos contra el cáncer pueden causar pérdida de audición:    

  • Quimioterapia del grupo “platino” como cisplatino o altas dosis de carboplatino.
  • Altas dosis de radiació, 30 Gy o 3000 cGy / rads o más alto, a la cabeza o el cerebro, especialmente cuando el haz se dirige hacia el tallo cerebral o el oído.    
  • Cirugía del cerebro, el oído o el nervio auditivo.  
  • Ciertos antibióticos y diuréticos.

audífonos niños

Las dosis altas de radiación en el oído o el cerebro pueden causar inflamación o acumulación de cera en el oído externo, problemas con la acumulación de líquido en el oído medio o rigidez del tímpano o huesos del oído medio. Cualquiera de estos problemas puede provocar una pérdida de audición. La radiación también puede dañar las células ciliadas sensoriales en el oído interno, causando pérdida de audición neurosensorial. El daño de la radiación puede afectar uno o ambos oídos, dependiendo del área de tratamiento con radiación. La pérdida auditiva conductiva puede mejorar con el tiempo, pero la pérdida auditiva neurosensorial suele ser permanente. 

La quimioterapia con platino puede causar daño a las células ciliadas sensoriales en el oído interno, lo que resulta en la pérdida de audición neurosensorial. Muy a menudo el efecto es similar en ambos oídos y es permanente. 

Tratamiento de la sordera infantil

Una vez se diagnostica un grado de sordera en el niño, lo óptimo será que se proceda a un tratamiento multidisciplinar, es decir,  en colaboración con el pediatra, otorrino, logopeda y audioprotesista. Así se coordinarán todos los profesionales para estimular eficazmente al niño, con un tratamiento logopédico adecuado y otro audioprotésico, generalmente mediante audífonos.

Gracias a la tecnología se puede ayudar a un niño a aprovechar al máximo su audición residual para comunicarse con el exterior. Las familias que optan por utilizar esta tecnología para sus hijos tienen varias opciones:

Escuchar los sonidos correctamente es muy importante para que los niños se sientan seguros y establezcan un canal de comunicación en el entorno social. Si cree que su hijo puede tener pérdida de audición, solicite una evaluación auditiva tan pronto como sea posible.

centro del audifono valencia

Una de cada tres personas que se suben a un avión tienen algún tipo de molestia en los oídos durante el viaje, si se viaja acatarrado, con sinusitis o con alguna dolencia previa en el oído este porcentaje suele aumentar. Una de las principales causas se debe a los cambios de presión que se originan dentro de la cabina del avión en el momento del despegue y aterrizaje, aunque suelen ser más acusados en el aterrizaje. Estas molestias pueden ir desde una simple sensación de taponamiento en el oído hasta un dolor intenso.

¿Por qué duelen los oídos en el avión?

Nuestro oído está compuesto de tres partes: oído interno, oído medio y oído externo.  El oído medio está conectado a través de la trompa de Eustaquio con el oído externo, el aire viaja a través de este conducto para equilibrar la presión del oído medio con la presión exterior. La trompa de Eustaquio se mantiene cerrada y sólo se abre en determinadas ocasiones, como por ejemplo al masticar, tragar o bostezar, para mantener el equilibrio de aíre dentro del oído medio. Durante las etapas de despegue y, especialmente, el aterrizaje del avión el equilibrio de presión entre la cabina del avión y el oído medio es más complejo y la trompa de Eustaquio tiene que abrirse más frecuentemente para mantener compensada la presión; esto se produce cuando sentimos un “pop” dentro de nuestros oídos. Cuando este equilibrio no se produce, es cuando sentimos los oídos taponados, así como leves molestias, dolor e incluso pérdida temporal de la audición. Estas molestias suelen ser temporales, al cabo de unas horas tienden a desaparecer por si mismas, en caso contrario, es necesario que te pongas en contacto con tu médico.

Cuando se está acatarrado, con sinusitis o alergia la inflamación de los vasos sanguíneos de la nariz puede tamponar la trompa de Eustaquio, ocasionando problemas en los oídos. 

centro del audifono valencia

¿Qué puede hacer para reducir las molestias?

Hay una serie de cosas que se pueden hacer para minimizar las molestias ocasionadas por este desequilibrio. Estas son algunas de ellas:

  1. Tragar frecuentemente. Masticando un chicle, comiendo un caramelo y dando pequeños sorbos de agua hace que las trompas de Eustaquio se abran manteniendo la presión del aire del oído medio equilibrada.
  2. Usar la maniobra de Valsalva. A pesar de su nombre, es una técnica sencilla que ayuda a evitar la descompensación de la presión. Consiste en taparse la nariz, respirar con fuerza, con la boca cerrada, empujando el aire hacia la faringe.
  3. Produce el mismo efecto que masticar, abre la trompa de Eustaquio facilitando el equilibrio de presión.
  4. Mantenerse despierto durante el aterrizaje. Los viajes pueden dar sueño, pero es importante mantenerse despierto para tragar de forma constante, ya que durante el sueño no se traga saliva de la misma forma y no se logra el equilibrio de presión del oído.
  5. Usar tapones especiales. Algunas personas utilizan tapones diseñados especialmente para los aviones, reducen la diferencia de presión entre el oído medio y el exterior. Sin embargo, no se recomienda el uso de tapones normales.
  6. Si viajas con bebés o niños pequeños, es difícil que entiendan estas recomendaciones, por lo que pueden ponerles el chupete durante el despegue y aterrizaje, haciendo que succionen y traguen saliva.

Medidas para volar con catarro, sinusitis o alergia

Cuando se está acatarrado, con sinusitis o alergia la inflamación de los vasos sanguíneos de la nariz puede tamponar la trompa de Eustaquio, ocasionando problemas en los oídos. Esta situación durante el vuelo puede aumentar las molestias por los cambios de presión, al no dejar pasar el aire dentro del oído medio. Por esto, se recomienda el uso de descongestivos antes de volar, para de esta forma aliviar la inflación de la nariz liberando la presión sobre la trompa de Eustaquio y permitiendo que el aire pueda circular para equilibrar la presión.

Hay algún problema al pasar por el control de metales en los aeropuertos, la respuesta es siempre la misma: no

Se recomienda consultar con un médico de cabecera o profesional sanitario cuál es el mejor descongestivo según las características de cada persona, ya que no se recomienda su uso para menores de 12 años, mujeres que estén dando el pecho o personas con problemas de circulación.

centro del audifono valencia

Volar con acúfenos, tubos en los oídos o el tímpano perforado

Lo normal es que el hecho de tener acúfenos no afecte a la persona durante el vuelo, es más, un gran número de personas que tienen zumbidos en los oídos los perciben con menos intensidad durante el vuelo ya que el ruido de los motores del avión enmascara los acúfenos. A las personas que llevan audífonos, se recomienda no quitárselos durante el vuelo, ya que al disminuir el ruido ambiental hace que los acúfenos se perciban con mayor intensidad.

En el caso de que se tenga el tímpano perforado o se lleven tubos de drenaje en los oídos, las diferencias de presión no tienen porque afectar, ya que tanto si se tiene una pequeña perforación como si llevas tubos de drenaje, ambas situaciones permiten que haya un intercambio de aire y se mantenga la presión equilibrada.

centro del audifono valencia

Una de las preguntas que más suelen realizar las personas que llevan audífonos es si hay algún problema al pasar por el control de metales en los aeropuertos, la respuesta es siempre la misma: no. El audífono no va a perder capacidad ni se va a romper, ya que están diseñados para todas las situaciones. Pero sí recomendamos que tanto si se usa un audífono como un implante coclear, se informe al personal de seguridad para que permitan llevarlo puesto mientras se pasan los controles.

Si estás preparando un viaje y tienes alguna duda a la hora de volar, en el Centro del Audífono estaremos encantados de poder ayudarte a resolver todas tus inquietudes.